Los periodistas y la comunicación no verbal

EPN.NOVERBALES

¿Será que los políticos engañan diariamente a los periodistas, columnistas y reporteros?

El día de hoy reafirmé la teoría sobre la necesidad de conocer más de la comunicación no verbal en el mundo de la política.

Y es que después de haber estado presente en una declaración, entendí que los reporteros simplemente se llevan la nota sin hacen un análisis más a profundidad de lo que el político realmente dijo.

Veamos.

Diariamente los políticos intentan matizar sus emociones, ser diplomáticos y serenarse ante las preguntas incomodas y duras de los líderes de opinión, bloggers, twitteros, reporteros, columnistas etc…

Sin embargo, para los que podemos interpretar estas emociones nos queda claro que el lenguaje corporal de todo político está fuera de lo que sus palabras, textos o declaraciones intentaron transmitir.

El experto Livingstone, señala que todo ser humano tienen una capacidad natural para mentir, y que mentimos en promedio de 10 a 200 veces al día.

Entonces – la necesidad de descifrar la mentira – por parte de la prensa se hace evidente y urgente ante las miles de declaraciones diarias que emite un político, vocero, empresario, o portavoz.

Y es que existe una gran diferencia entre el “olfato periodístico” y el análisis del engaño.

Si bien es cierto, todos tenemos un instinto que nos permite percibir que algo no está del todo bien, también es verdad que muchas veces ese instinto se nubla ante los juicios de valor que tenemos predeterminados ante una persona, o acontecimiento.

Pero ¿qué pasaría si el nuevo ejercicio del periodismo, se profesionalizara y capacitara en materia de Comunicación No verbal?

Existen diversos estudios que nos indican que las palabras pueden mentir, pero el cuerpo jamás.

En ese sentido, los profesionales de la información podrían identificar el rumbo que deberían tomar sus preguntas o entrevistas.

Ya que por más que intentemos controlar nuestros no verbales, el sistema límbico reacciona ante escenarios incomodos: se paraliza, intenta huir y lucha.

Estas reacciones límbicas son tan imperceptibles, que normalmente la mentira se filtra en nuestra vida diaria, en las notas periodísticas y en las lecturas de escenarios políticos.

Pensemos, por ejemplo: en una entrevista con un candidato que pretende contender en el 2015.

Nuestro político tiene como mensaje primario “la educación y valores” sin embargo, en medio de la entrevista, (ante una pregunta) ¿qué opina de que los indicadores señalan que en Puebla la calidad educativa va en caída y esto se le atribuye a su gestión en la secretaría de educación pública? , en ese momento comienzan los liberadores de estrés, los apaciguadores o mejor aún los manipuladores.

Si el entrevistador está perfectamente capacitado, sabrá en qué parte clave de la declaración el político se incomodó y logrará re diseñar el rumbo de su entrevista.

Y sobre todo, sabrá por dónde deberá comenzar la investigación del engaño que el político acaba de declarar a través de su cuerpo, no de sus palabras.

En resumen, la lectura de la comunicación no verbal, dotará a los periodistas de nuevas herramientas en la búsqueda de la verdad.

¿O no esa es la mayor recompensa de todo comunicador?

“La comunicación no verbal nos permite afrontar con la máxima información cualquier toma de decisiones que debamos llevar a cabo en nuestro trabajo diario. Nos aporta una útil, práctica y potente información acerca de las personas que tenemos ante nosotros” Nacho Cobaleda. (Sinergólogo)

Anuncios