El arte de la pirotecnia…

Desde la antigua Roma, la política ha ido siempre de la mano con las artes histriónicas.  Los medios de comunicación han sido parte de la ecuación cuando de replicar los mensajes se trata.

Estos últimos días hemos visto una representación magistral donde cada quien ha hecho lo suyo:

–         Harta publicidad de la universidad donde entregan “solo buenos resultados”

–         Organizaciones civiles que se desviven por “manifestar públicamente” su apoyo al rector.

–         Medios de comunicación que “sin tener ningún interés” pregonan sus bondades.

–         Un rector que se despide para poder participar, como si las cartas estuvieran echadas.

–         Los rumores del círculo rojo donde hablan del distanciamiento  de éste con el gobernador.

–         Y un partido qué, por estrategia, no define ni por chana ni por juana.

Los oráculos dicen que saben quien va a ser, pero nadie dice nada.

Si recordamos, ésta historia ya la habíamos visto antes.  Y no sólo con el rector, cuando de un día para otro vimos como nombraban a Blanca y a Juan Carlos, para luego cambiar al último por Lucero.

En un sólo párrafo, como en un segundo, las cosas cambiaron… Se acabó el brillo de la pólvora como se apagó la candidatura.

Una verdad a medias nunca será una verdad.  Pero al repetirla  mil veces, hasta los más vivos dudan de lo que ven.

Hasta éste momento el PRI no se ha pronunciado por nadie. 

Puede ser el rector como el empresario.

Cualidades y virtudes tienen los dos, pero exposición y pirotecnia sólo uno.

En lo que respecta a la estrategia del rector considero que han hecho lo que tenían que hacer: presionar.

Sin embargo, en lo que respecta al partidazo, ha puesto al PRI contra las cuerdas dificultando cualquier decisión contraria.

Si no es Agüera el elegido, “el otro” no sólo competirá contra los adversarios, primero tendrá quelegitimarse ante los propios, cosa que de ninguna manera será fácil.

En fin,  todo indica que mientras la mayoría ve los fuegos artificiales, los de enfrente siguen avanzando:  el CIS, la batalla del 5 de mayo, el tianguis, el museo, etc… etc…

En la práctica, la contienda se ve cargada al tricolor en el interior del estado, pero en la capital, si va el rector, el gobernador habrá ganado desde antes de que empiece la contienda.

¿o me equivoco?

 
Anuncios

Enrique Peña Nieto, relato de una fotografía presidencial

 

 

Imagen

La fotografía institucional tiene la intención de comunicar un todo, previa construcción del mensaje.

Los colores, iconos, contrastes, personajes, elementos ambientales, textos dan como resultado juicios perceptuales los cuales tienen la intención de generar estímulos visuales y experiencias a través de las emociones.

Sin duda los 376,420 pesos que costó el photo shooting, son lo menos importante en el tema, más bien ¿qué mensaje quiere permear la Presidencia de México? ¿Cómo quieren que los mexicanos perciban al Presidente Enrique Peña Nieto?

En ese sentido, cada uno de los elementos que acompañan a EPN tienen una razón de ser, y a continuación las mencionaré.

[1]

El rostro mantienen una posición ligeramente adelantada e inclinada la cual mira directamente al interlocutor, esto nos dice que existe benevolencia y una leve calidez en el mandatario.

La mirada va en dirección recta lo cual comunica disposición, al mismo tiempo la boca tiene un gesto (neutro) con la boca cerrada y las comisuras ascendentes lo cual nuevamente nos reitera disposición, decisión y emociones contenidas.

El entrecejo ligeramente fruncido a pesar del discreto retoque nos comunica dominio.

[2]

La parte superior (torso) se encuentra inclinada nuevamente en posición adelantada lo cual nos dice que tienen una gran necesidad de comunicar y transmitir presencia en comparación con los demás elementos.

El tronco mira en dirección del interlocutor (ciudadanos) a diferencia de la parte inferior que se encuentra en dirección opuesta, esto nos habla de afecto fingido o cautela.

El hombro adelantado (asimétrico) llama al desafío, sin embargo en el conjunto de la postura la cual es abierta, podemos decir que existe disposición a dialogar pero también a imponer.

[3]

La parte inferior y manos nos hablan en su conjunto de seguridad en si mismo y poder.

Una mano cerrada nos comunica agresividad contenida y poder, la cual hace de balanza con la mano de gesto abierto hacia abajo la cual grita autoridad y mando, estas son algunas de las formas de comunicar todo el poder en las manos, ya que son las rectoras de la acción y las emociones.

Un brazo tiene el gesto abierto lo cual desborda la seguridad en si mismo, sobre todo siendo la mano con el puño cerrado.

Las piernas se encuentran poco abiertas lo cual nos dice que se encuentra relajado y bajo control.

[4]

La indumentaria se ciñe al protocolo presidencial el cual pide corbata en tonalidad gris-plata y traje negro como envestidura oficial.

El traje tiene un excelente corte el cual luce impecable, el retoque de las sombras es tan preciso que podría parecer una foto en 3D.

La banda presidencial perfectamente expuesta, de acuerdo a la última modificación del 2010 al artículo 34, el rojo arriba, blanco al centro y verde en la parte inferior.

[5]

La imagen ambiental utiliza los elementos de poder: madera de fondo, los dorados como marco de Enrique Peña Nieto y los bordados como símbolo de elegancia.

Sentado en la famosa “Silla del águila” la foto es tomada de abajo hacia arriba con Enrique Peña Nieto en posición inclinada ligeramente hacia adelante para dar un efecto de igualdad de tamaño, con relación a la silla.

Los colores estridentes destacan en sus tonalidad más vistosa, esto logra que la atención visual se concentre por más tiempo en el Presidente y se posicione de forma inmediata en la mente del receptor.

Podemos decir que el mensaje en pocas palabras de Enrique Peña Nieto es “El poder absoluto del estado soy Yo” lo cual a nivel mensaje lo confirma con la repetición del escudo nacional 4 veces.

 
Imagen