Spots y el Arte de la Manipulación

Caricaturizar o Engrandecer parecen las pautas de los próximos spots políticos de nuestros Candidatos a la Presidencia de la República (Josefina Vázquez Mota, Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto, y Gabriel Quadri)

A pesar de que todo mensaje en marketing político debe ir más allá de lo evidente, nuestros estrategas recurren a lo primario.

Pero, vayamos por partes.

Si partimos del entendido que el Mensaje, es la parte medular de nuestro spot, éste debe basarse en mecanismos persuasivos y argumentaciones de campaña.

En éste caso, podemos decir, que la manifestación audiovisual de nuestros candidatos, se basa solo en la persuasión a través de lo Emocional y No en lo Racional.

Los seres humanos somos 80% emocionales y 20 % racionales, según el neurólogo Donald Calne, por lo cual, “A Mayor emoción, Mayor Acción”

Cuando no existen elementos reales o tangibles que puedan generar diferencia entre los productos, se recurre a argumentos tales como “Experiencias de Vida”. Tal es el caso de Josefina Vázquez Mota.

Ésta candidata pretende permear su imagen a través de la empatía con el desamparado, el que a base de trabajo se ha forjado un futuro prometedor, y por lo cual la honestidad es intrínseca a ella.

Josefina Vázquez Mota marca sus diferencias a nivel visual con el despliegue de palabras en el trasfondo como Honestidad, Respeto, Responsabilidad, las cuales, debe cuidar para no favorecer la premisa de los valores de AMLO.

Por otro lado Enrique Peña Nieto recurre a argumentos no lógicos e irracionales, donde las calles están vacías cuando él propone estar con la gente. Además, al responderse ¿por qué quiero ser presidente? “Porque quiero cambiar a México, Porque México merece estar mejor” apuesta su estrategia a la memoria cortoplacista del electorado.

Igualmente genera símbolos de pertenencia con todos los mexicanos, tropicalizando su indumentaria e introduciendo guiños como “Empeñando”. Deberá ser cuidadoso, no vayan a revertirle la palabra “Empeñando” (al país) pues es una palabra considerada en comunicación como NO ASERTIVA.

Peña Nieto le apuesta al movimiento en su imagen física, con lo cual trata mostrar dinamismo, cambio y renovación.

López Obrador apela a la información como conocimiento previo e indispensable para emitir un voto, sabe de la falta de interés de los ciudadanos y que el nivel educativo es fundamental para entender un spot. Invita a razonar, aunque el mensaje está plagado emociones.

El candidato de la izquierda utiliza la psicología del color como un factor muy importante en su spot histórico: evoca a lo más “gris y obscuro” del pasado, y da paso al “color” como símbolo de esperanza del futuro.

López Obrador pareciera entrar en una segunda vuelta, donde su imagen genera un cambio de forma pero no de fondo, esto con la finalidad de recuperar al electorado que piensa que cambiar de argumento y mensaje no es lo adecuado.

Es evidente que los spots de arranque no emiten aún las promesas, y solo tienen como objetivo enardecer las emociones, las cuales serán determinantes a la hora de emitir un voto.

Y esto, apenas comienza…