Enrique Peña Nieto, la imagen de un producto

El rojo es un color que destaca en cualquier composición además de ser un tanto agresivo, el equipo de Enrique Peña Nieto lo sabe, y ha basado su estrategia gráfica en estimular los sentidos a través de su imagen institucional.

Conocedor de sus encantos, el ex gobernador del Estado de México ha sabido producir, explotar y manipular su imagen pública.

Su estrategia de mercadotecnia política le apuesta a lo aspiracional, un producto vende si en su leyenda promete resultados maravillosos, su equipo lo entiende y lo utiliza como arma para permear su imagen en el ideario colectivo de los mexicanos, esos que esperan un cambio en su realidad diaria.

De estatura baja, y poco impacto en su oratoria Peña Nieto proclama reconocimiento, fingiendo una altura soberbia y una suntuosa retórica.

Todo esto acompañado siempre de una imagen del entorno producida al más puro estilo de la arquitectura fascista, esa que hace que el pueblo perciba a sus gobernantes poderosos, volviendo al pueblo en diminutos observadores.

Ha pasado por todos los estados deseados del político popular, un joven revolucionario de la política, soltero cotizado y ahora personaje de la farándula. Aunque el estado de eterna juventud en su imagen se empieza a disolver, solo hace falta observar sus nuevas adquisiciones: unas canas producidas en su copete.

Maestro de la sobre exposición mediática, y gurú de la imagen política, Enrique Peña Nieto intentará mantenerse vigente en la mente del electorado, bien dicen que “Santo que no es visto no es adorado”

Sus asesores lo saben y no dudarán en explotar la imagen de su mujer Angélica Rivero la cual por dedicarse al medio del espectáculo será imagen recurrente de campañas, logrando con esto generar el posicionamiento de asociación.

Esté pendiente querido lector que la producción en cuestión de imagen, gráficos y comunicación apenas fue un dejo, de lo que estos movedores de hilos generarán para prodigar a todo México la necesidad de regresar a las fauces del presidencialismo.

México se vislumbra enlodado

Hay que atrapar al enemigo en su propio sistema, así de sencilla y evidente será la guerra político-electoral que emprenderán los partidazos en México, rumbo al 2012.

Con la venia del señor presidente, se entablarán las guerras sucias en nuestro País, con el beneplácito de los que juegan el simulacro de la democracia, y todo por la mezquindad de los advenedizos esos, que aun no entienden el significado de “el bien común”.

Marco Tulio Cicerón consideraba que todo mundo se mantiene en un estado de miedo constante y que el hombre moldea su comportamiento, ya sea por la ignominia, la esperanza o por el miedo.

Toda campaña electoral se articula mediante estrategias que comunican si bien es cierto, propuestas, ideas y cambios, pero mayoritariamente miedo, miedo de que las cosas empeoren, perder lo poco que se tiene, un cambio radical de vida, alteración a las creencias, y un exterminio de los valores, poniendo en riesgo el futuro de sus familias.

Un argumento recurrente en contra de la izquierda es: se perderán los empleos, las clases sociales desaparecerán, habrá una dictadura, se comenzará una persecución de las clases empresariales, la iglesia desaparecerá, la educación será solo pública.
Las guerras sucias recurren a preguntas tales como: ¿con qué partido en el gobierno vivía mejor? ¿Quién cree que es el culpable del desempleo? ¿Está de acuerdo con la guerra contra el narcotráfico? Lo cual recuerda al electorado la situación que atraviesa, y deja las emociones tan sensibles que lo conduce a la frustración y enojo.

Las reformas constitucionales de 2007 prohíben las campañas de desprestigio o “guerras sucias”, esas que vivimos los Mexicanos cuando Felipe Calderón contrató al ahora “mexicano” Antonio Solá, donde se ponía a AMLO como un peligro para México.
De acuerdo a una encuesta realizada por Ipsos Bimbsa “Las campañas negativas sí tuvieron efectos en el electorado. Entre los votantes que señalan que en su decisión de voto influyeron las afirmaciones de que López Obrador es un peligro para México, el 52.2% votó por Felipe Calderón y solamente el 17.34% lo hizo por AMLO”.

Hoy a la distancia, podemos ver que en nuestro México, las leyes están hechas para violarse, reírse y mofarse.
10 meses serán los testigos de un sinfín de declaraciones negativas, supuestos spots ciudadanos de reclamo, cortinas de humo, rumores, notas filtradas y pagadas, campañas de desprestigio, noticieros a modo.
Los vivimos hace 5 años, lo vivimos ahora.

La única diferencia, es que en este nuevo escenario el rival a vencer y denostar será el PRI y el candidato que encabece la encuesta para hacerse de la candidatura a la presidencia de la república.

El PRI jamás se entregaría a una asfixia sin luchar, ante el ataque en contra de su Presidente Humberto Moreira, con la máxima “una muestra más de cómo gobiernan los priistas” donde el estado que gobernó, Coahuila, terminó con la deuda más elevada del país, 31,000 millones.

La respuesta fue cuasi inmediata, El escenario: el atentado en Monterrey al Casino Royal, la muerte de 53 ciudadanos quedó en segundo plano, para darle paso a la supuesta extorsión que realizaba el hermano del Presidente Municipal Fernando Larrazabal, el cual exigía una cuota a los casinos, de acuerdo a un video que proporcionaron a los medios.
En dicho video se presume, sin embargo, el correcto manejo de la información, lo vuelve una afirmación ante la opinión pública, la cual según una encuesta de BGC arroja que el 59 % de los ciudadanos exige que abandone su cargo el edil panista.
Ante estos hechos, veremos un coliseo romano de 3 arenas, mismas que servirán para finiquitar a sus propios adversarios y desacreditar a los contrarios.

La lucha se advierte encarnizada y despiadada, los espectadores piden sangre y buscan culpables.
Le aseguro querido lector que viviremos un proceso turbio, donde el nombre de México será sobre explotado, se confrontarán las emociones, y se tendrán dosis de miedo.

Estamos como país, en un momento clave donde la toma de decisiones y la exigencia ciudadana deben de imperar. Tratemos de contrarrestar ese miedo que nos quieren imponer, informándonos para generar nuestra propia opinión, libre de la mercadotecnia política.

Campaña 11-S #Godblessamerica

Si algo ha caracterizado a Barack Obama, presidente de Estados Unidos, es el uso estratégico y oportuno de la mercadotecnia política así como la sobre exposición mediática de su imagen.

Desde que ocurrió la tragedia, se han generado, vendido y exportado cientos de artículos publicitarios que arrojan millones de dólares de ganancias, películas, cortometrajes, gorras, playeras, imanes, tazas, recorridos turísticos, entre otros, los cuales, han sido testigos del consumo masivo que tiene esta nación.

Barack Obama lo sabe, lo siente y lo transpira, sólo hace falta ver que los atentados ahora son tan importantes para la memoria colectiva estadounidense que fueron incluidos en los programas de las escuelas. Mantener en la memoria un hecho de tal magnitud genera lealtades con una nación.
Solo hace falta ver que dentro de las redes sociales, en especial Twitter, el tema #GodBlessAmerica ha sido el numero uno de los usuarios estadounidenses.

Barack Obama necesita desesperadamente revivir su popularidad para lograr la reelección, una vez que el Tea Party realiza campañas de terrorismo conservador entre los desilusionados, desempleados y agraviados por la crisis económica que se vive a nivel mundial.

Con un semblante de desolación pero con un dejo de esperanza en la sonrisa, Obama con traje negro, limpio y de cortes sencillos, hizo el recorrido de su programa conmemorativo del 11-S, sabedor de la importancia de posicionar su imagen, aprovechó su lenguaje corporal para transmitir, inclusión, esperanza y empatía con los familiares de las víctimas.
Sus mensajes fueron planeados con intención de estimular las emociones, un ejemplo su corto pero contundente mensaje en la zona cero donde mencionó el Salmo 46 de la Biblia: “Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro auxilio en las tribulaciones, por lo tanto, no temeremos, aunque la tierra sea removida, y se traspasen los montes al corazón del mar”.

Con un discurso emocional y gráfico, Obama sensibilizó a su nación, con un doble mensaje de esperanza y unión. “Hace diez años, los norteamericanos comunes nos demostraron el verdadero significado de coraje, cuando corrieron por las escaleras de aquellos rascacielos, en medio de las llamas” “Haremos todo cuanto esté en nuestro poder para proteger a nuestro pueblo”.

Es innegable que este atentado es un gran escenario para re posicionar la imagen pública de Obama el cual será nota de los titulares a nivel mundial, pero más importante a nivel local, en donde tendrá la oportunidad de enviar un mensaje, esperanzador y renovador, en un momento crucial para su carrera política.

Con “el concierto por la esperanza” se cerrará esta magna campaña publicitaria la cual ha generado en el ideario colectivo una percepción de orgullo, identidad y nacionalismo.

Estos eventos sin duda darán a Obama un repunte en las encuestas, pero no serán suficientes para catapultarlo en las preferencias electorales por una ventaja considerable, le aseguro querido lector que viviremos más campañas mediáticas por parte de este mandatario el cual sabe la importancia de articular una excelente imagen.

Análisis corto de un GRAN escándalo

Lakoff sostiene que un 98 por ciento del pensamiento no es consciente. Aquí un ejemplo claro:

El periódico Cambio sacó a la luz pública un audio en el que se presume que el diputado plurinominal José Juan Espinosa extorsiona a la alcaldesa de San Pedro Cholula, Dolores Parra Jiménez, pidiendo obra y aumento de salario.

La mañana del lunes, el diputado concedió una entrevista a Mario Alberto Mejía en su programa Operación Periodista, durante la cual estuve presente. Ante los cuestionamientos del director editorial de Sexenio Puebla, el legislador intentó defenderse con las siguientes declaraciones:

“Primero decirte que no sé en qué momento del audio, aparecen los supuestos favores o actos de extorsión como señalan ciertas plumas.

“A mí me queda claro que este es un ataque más del secretario general del gobierno, cuñado del gobernador quien una vez vuelve a enfilar las baterías del gobierno en contra de la única voz crítica que se ha opuesto desde el congreso del estado y el único partido político que como se dice coloquialmente no se ha bajado los pantalones.

“Yo estoy muy tranquilo porque la gente nos conoce, porque nosotros no actuamos como actúan ellos.

“Yo te invito Mario Alberto a pedirle al área de comunicación del departamento de cholula o quienes hayan editado o conseguido esta supuesta grabación, que les den el audio completo y la fotografía real de lo que está pasando en San Pedro Cholula.

“Mira Mario Alberto en ningún momento en el audio estoy extorsionando o pidiendo estos favores a la presidenta municipal, insisto este es un audio que magnifica por supuesto con recursos públicos.

“Está totalmente sacado de contexto, no me asusta ni me preocupa porque no es la primera vez, pero si nos prende los focos de alerta, porque yo me pegunto qué es capaz de hacer el secretario general de gobierno para callar a sus opositores a quienes no piensan como ellos, y a quienes simplemente queremos que actúen de manera correcta.

“Me preocupa de lo que son capaces de hacer para callar o aniquilar a un adversario político.

Este es mi análisis sobre la defensa de Espinosa:

A) Cuerpo del discurso, lanza preguntas para esquivar preguntas concretas, podemos percatarnos que en ningún momento aborda el problema a tratar, no es claro ni lleva un orden su discurso.

B) Argumentación. Es una declaración llena de justificaciones, sólo transmite falta de consistencia y poca credibilidad. La modulación de su voz no es lineal, se quiebra y es temblorosa, lo que nos habla de nerviosismo.

C) Desarrollo del discurso. No menciona hechos específicos de su inocencia. Utiliza palabras como ataque, alerta, aniquilar, enfilar, las cuales pretenden desviar la pregunta principal.

D) Oportunidades victimizar su imagen; sin embargo no da una postura personal de estos hechos de forma directa.

E) Debilidades, Enfatiza que es una guerra orquestada por el gobierno, pero no presenta pruebas.

F) Amenazas Es un personaje polémico el cual genera escenarios divididos ante la opinión pública, recurre a escenarios negativos más que positivos.

G) Fortalezas ante el auditorio señala palabras asertivas para diferenciarse de la clase política que gobierna. Es un discurso emocional, más que racional.

Josefina Vàzquez Mota, análisis de una Mujer

“Amor por México”. Algunos asesores podrían pensar que es un lugar común… Y lo es. Sin embargo, debido a la situación que enfrenta este país, un slogan de este tipo genera empatía, amalgama y fortalece los vínculos de pertenencia con el electorado.

Se trata del lema de campaña de la panista Josefina Vázquez Mota, quien gastó 5.3 millones de pesos en su informe de labores, que más bien fue un acto oficial de campaña. Pregunta al margen: ¿A cuántas personas habría dado amor en México la legisladora con este dinero?

Todo político debe de generar estrategias de acuerdo con la realidad de su entorno, Josefina Vázquez Mota lo ve, lo sabe y lo aprovecha.

De imagen física pulcra, y bien producida, Vázquez Mota evoca la feminidad y el empoderamiento de la nueva mujer independiente, fuerte y autosuficiente, lo cual no es sinónimo de debilidad.

La prudencia es el ingrediente que destaca en la tan cuidada y guiada imagen de la aspirante a la candidatura a la presidencia de la República. No podía ser de otra manera, toda vez que la imagen femenina dentro de las filas del conservador panismo siguen ceñidas a las reglas de etiqueta y protocolo de la vieja guardia.

Colores sobrios y neutros caracterizan su imagen institucional así como su imagen pública, la cual genera percepciones de paz, aunque debe de cuidar en no recurrir a tantos elementos que disminuyan el flujo sanguíneo, podría terminar siendo la dama de la relajación y no de la agitación política.

Su nombre por sí mismo transmite fuerza, lo cual es necesario para contrarrestar su cuerpo menudo, que genera sentimientos de cuidado, apoyo y resguardo, algo positivo para lograr entrar al hogar de los millones de electores, aunque afirme que apoya la guerra de Felipe Calderón Hinojosa.

De sonrisa discreta y rostro con trazos curvos, Josefina genera simpatías y empatías en los auditorios más exigentes, pero al mínimo descuido genera fotografías con sonrisas forzadas y gestos rígidos.

No moviliza masas por su naturaleza, pero sí agita a las conciencias ciudadanas las cuales bien dirigidas podrían emitir votos de género.
Existe en la campaña de posicionamiento de Vázquez Mota un ingrediente del cual adolecen los demás panistas: la familia. El equipo de asesores entiende que en nuestro país, de forma cultural la familia y la madre son dos íconos difíciles de embestir y combatir.

Es por eso que podría asegurar que de parte de los blanquiazules, esta mujer será la designada para encarar a los candidatos de la oposición.

Como toda figura pública no podía estar exenta de debilidades. Para mala fortuna de Josefina, podría existir una campaña de desprestigio por parte de sus rivales políticos, toda vez que ha sido funcionaria pública en los sexenios de Fox y Calderón, que son percibidos por los ciudadanos como los peores y más grises de la historia reciente de México.
El posicionamiento de la panista va en ascenso en conocimiento e intención de voto, aunque falta saber con quien hará alianza el PANAL, y derivado de esto se podrá o no pensar en revertir y superar los 35 puntos que su contrincante natural Enrique Peña Nieto le aventaja.

Les recuerdo que la imagen política es un proceso que tiene como finalidad encontrar la adhesión con el poder, ese que tiene la capacidad de hacer que otros hagan lo que en condiciones normales no harían.
Al final, usted querido lector en las urnas decidirá por un producto creado o por un producto de calidad; todo lo demás es trabajo de un asesor de imagen.

Mientras tanto me aventuro a decir: que no le quite la vista a esta mujer, parece dispuesta a seguir derrochando millones en su imagen y comunicación de masas. Eso sí, todo por Amor a México.

La imagen de MÉXICO está manchada de sangre

La percepción de los extranjeros sobre nuestro país podría devastar el ánimo patriótico de cualquier mexicano.

Hace unos días participé en un debate junto con un grupo de extranjeros en mi clase de Comunicación Estratégica e Imagen. El tema era: La imagen pública de México en el extranjero.

En particular, el tema a analizar fue la masacre en el casino Royale en Monterrey, Nuevo León, que dejó un saldo de 52 muertos.

“Ser mexicano hoy en día no es rentable”: palabras de una chilena.

Con esta frase brutal, Celina decidió comenzar el debate de la imagen pública de México en el extranjero, seguida de un catalán que se unió al reclamo: “¿Los mexicanos tienen dignidad? “Porque todo parece indicar que hace tiempo la perdieron”.

Por fuertes y dolorosas que pudieran parecer estas percepciones, es como si todos pudieran percatarse de lo que sucede en nuestro país, menos nosotros mismos.
Al momento de comenzar el debate pensé cómo refutar a mis compañeros. Sin embargo, sería muy poco objetiva al no reconocer que como estirpe estamos perdiendo la capacidad de sorprendernos ante hechos violentos.
¿Qué nos ha pasado?
Cómo olvidar el atentado de Michoacán el 15 de septiembre de 2008 donde detonaron granadas, en la plaza de Melchor Ocampo durante la celebración del Grito de Independencia.
La reciente balacera en Torreón durante el partido del Santos- Morelia el pasado 20 de agosto.
Los constantes asesinatos a periodistas.

El famoso twitter-terrorismo que Javier Duarte, gobernador de Veracruz, bautizó después de que a través de las redes sociales varios cibernautas propagaran la falsa amenaza de una bomba en el puerto de Veracruz.

Las “narcofosas” que aparecen como por generación espontánea. Tan sólo el pasado 4 de junio en Coahuila se localizaron 37 de ellas, con mil 314 fragmentos humanos. Y un largo etcétera que nos acompaña todos los días.

Este tipo de noticias parecieran ya formar parte de nuestra realidad diaria, esa que cada día se desayuna con una porción de indiferencia por parte de todos los mexicanos.

Una sociedad paralizada no fomenta un cambio, por el contrario se vuelve cómplice.
La única forma de modificar las percepciones de México a nivel internacional, será cambiando nuestra realidad diaria, exigiendo, participando y votando.

Una mala imagen de nuestro país no sólo afecta al turismo, la inversión y la generación de empleos: de forma directa afecta a nuestra sociedad, que atraviesa una pérdida de valores, enfrenta una prepotencia brutal en su gente, lo cual deriva en una sociedad más violenta.