Irreversible e Irremediable…epitáfio de una naranja

José Juan Espinosa, es un hombre hábil, eso es indiscutible. Ha logrado engañar a algunos medios que lo muestran como un luchador social, un prócer del nuevo siglo. Es tanta su astucia que se presenta como el único quijote que lucha contra el gobierno de Puebla. El verdadero opositor.

Es como si trajera un letrero en la frente: “Tengo garantizada la diputación federal, así que soy inmune a todo lo que este gobierno intente en contra mía”.

Amparado en esta máxima deja un olor a pestilencia por donde transita.

Fiel a su estilo de merolico-vendedor, este personaje de lengua bífida ha estado vendiendo dobles discursos, siempre con la bandera Don Redentor.

El es la agenda. Así lo vemos defendiendo a los Moto-taxistas, armando una guerra contra Guillermo Aréchiga. Y se mete en más: el sindicato del Colegio de Bachilleres, el Manzanilla-Gate, entre otras chuladas.

Lo llamaré “El Engaño Naranja”. Es claro que monta ruedas de prensa perversamente maquinadas. Sabe también cómo ganar foro, desde tomar el recinto legislativo hasta abrir la boca para emitir una declaración esquizofrénica que al día siguiente dará de inmediato de qué hablar.

Después de tanta presencia mediática, incluso es capaz de tomarse la foto con la gente del Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA. El enemigo está en casa.

Es un incesante trabajador. Se empeña en desprestigiar a Andrés Manuel López Obrador. Basta poner un ejemplo: las descabelladas ideas que han circulado sobre la intención de desestabilizar el estado a petición del líder de MORENA.
Su actuar es como un sismo. Siempre cimbra a los militantes de izquierda, quienes están concentrados en buscar una reingeniería en sus procesos, un espacio de credibilidad y confianza en la opinión pública.

Es como si este político anómalo no quisiera comprender que, con su proceder, salpica a la sociedad que le apuesta a un cambio, a MORENA, a los militantes que luchan por modificar las percepciones ciudadanas de políticos porros y en nada abona a un clima de paz en nuestro estado.

Es por esto que podría casi asegurar que AMLO no está detrás de ninguno de los actos descabellados que esta naranja podrida encabeza.

Y sí, una advertencia dirigida a quienes este tipo ha engañado: confiar en él es tanto como creerle a una gorda que usa faja.

Revolución de IDEAS


¿Acaso los zurdos están mancos? Esta pregunta da vueltas en mi cabeza. Después de la anticipada derrota electoral del PRD en las elecciones del domingo, Andrés Manuel López Obrador salió con su cantaleta de la-mafia-Elba-Esther-Televisa-Salinas-robó-la-elección…

Una estrofa comienza a sonar en mis oídos. ¿Recuerdan esa canción de la Sonora Santanera? El coro pegajoso iba así: “Métele la Wilson, métele la Nelson, la quebradora
y el tirabuzón, quítale el candado, pícale los ojos, jálale los pelos, sácalo del ring”.
Cito este coro porque a la izquierda le hace falta comprender un punto elemental: que en política todo vale para ganar y el fin justifica los medios.

Es claro, en las elecciones se lucha codo a codo con los amos de la mierda, esos que están tan acostumbrados a la pestilencia que cuando les llega a la nariz no hacen el menor gesto.

Los que creemos en la socialdemocracia como ideal político solemos ser románticos empedernidos, disciplinados, y, por qué no aceptarlo, hasta pendejos. Aquí una acotación: la política no se juega con amor.

Decía que, eso sí, somos disciplinados. Y esta es la clave para lograr nuestro objetivo de reivindicar a la izquierda como una opción real dentro de la opinión pública.

Sólo que se trata más bien de estrategias de seducción y no de razonamientos.

Yo conviví desde pequeña, gracias a mis padres, con los intelectuales poblanos. Recuerdo que así comencé a tener afinidad por la izquierda. Escuchaba pláticas revolucionarias y creía que este país debería enfrentar otra revolución, esta vez con ideas.

Ahora a la distancia veo con pena, que esos que se hacían llamar comunistas, viajan en primera clase con antropólogas sibaritas que los llevan a descubrir las mieles del poder. Claro, acompañados de un buen Pingus como cena.
Otros tomaron el camino aún más fácil: inclinarse por la opción de la burguesía tricolor, esa que permite abusos, fomenta el clientelismo y compra conciencias.

Y bien, estoy segura que el radicalismo no es la solución, pero, insisto, si se quiere ganar esta batalla hay que usar las herramientas del enemigo.

Ser institucional, funciona. Por eso, la izquierda debe dejar de ser motivo de exposición mediática por sus diferencias; los desencuentros partidistas deberían darse dentro del partido. Lo contrario resta credibilidad y fortalece a quienes lo capitalizan.

El camino es largo, peligroso e incierto. Es una lucha de convicciones. Habrá frustraciones. Se vivirán derrotas. Aunque aún confío en que esas pláticas que escuché de niña, con los amigos de mis padres, se conviertan en realidad, a pesar de que esta sólo se palpe en el ideario de unos cuantos, románticos, disciplinados, y, sí, también pendejos..

Las elecciones se ganan con #estratégias no con #buenasintenciones.

Encinas, Ebrard y AMLO han sido testigos de la fortaleza e inteligencia política que el PRI ha logrado recuperar durante los últimos 10 años.

“Las campañas políticas son una guerra donde hay que romperle la madre al contrincante” palabras sabias de Gisela Rubach.

Encinas, hay que trabajar en tu imagen: No, eso es para burgueses que sólo piensan en banalidades. Aquí entre más jodido te veas, mayores seguidores sentirán empatía.

Los políticos generan una especie de ideario aspiracional entre los ciudadanos; entonces toda aura que rodee a un político deberá coincidir con las necesidades, sueños y expectativas del electorado.

A estas alturas las especulaciones ofenden.

Pero si dentro del imaginario colectivo se finca que el PRI está de regreso, no habrá poder humano que logre disminuir el fervor magenta.

Entiendo que existe coherencia política en AMLO, pero no me queda claro si entiende que se necesita más que buena voluntad para ganar el 2012.

Si alguien quiere venderle la idea a la izquierda que están en igualdad de circunstancias para el 2012, y que fue una elección de estado, entonces todos pueden ir recogiendo sus tiliches y lanzarse a la hoguera.

La realidad es que como siempre la abstención ganó, la ignorancia triunfó y la necesidad avasalló.

El grueso de los mexicanos está acostumbrado a recibir algo a cambio de un voto, esto lo saben todos los partidos.

Lo capitalizan.

Lo explotan.

Y les funciona.

De esta batalla deberán de aprender los actores políticos que no salieron favorecidos, recordando siempre que el mexicano no tiene memoria. De ahí lo impredecible de nuestros votos.

Mototaxis..CIRCO..MAROMA..Y TEATRO

3552 Mototaxis en el Estado de Puebla, dicen los que saben.

No me consta.

Manifestaciones en el congreso y casa aguayo, “fuera calderón” “fuera gobernador”.¿Esta es la solución?, lo dudo.

Evento perfecto para utilizarse políticamente por un diputado “protagonista”

Seguro.

Qué haga un circo el recinto legislativo

No tiene precio.

Es un hecho que este conflicto debe llegar a un punto de equilibrio, donde todos cedan y se beneficien.

Me comentaba un mototaxista lo importante de este servicio, el cual funciona como enlace entre los ciudadanos de las comunidades y el transporte público.

También mencionó “el diputado ya habló con nosotros, y nos prometió hacer que el gobernador nos escuche”

Qué diputado.

José Juan

Y entonces es ahí donde la marrana tuerce el rabo.

No le quise romper su corazoncito al pobre hombre, pero me pregunte tantas cosas.

¿Sabrá este señor que su diputado, busca a la mínima provocación los reflectores?

¿Sabrá este señor que quiere una senaduría su diputado y hará todo por posicionarse?

¿Sabrá este señor que los medios ya no le creemos?

¿Sabrá este señor que solo los mareará para luego olvidarse de este asunto?

¿Sabrá este señor que están recurriendo con la persona incorrecta?

¿Sabrá este señor que sería capaz de llegar JJ de ahora en adelante en mototaxi con tal de llevarse la nota?

No.

Espero realmente que los mototaxistas logren conseguir sus permisos, se regulen y conserven sus empleos.

Pero no volvamos esto un circo, ni disfracemos a un payaso en domador de tigres.

Reflexiones de una poblana..sobre México.

No todos los mexicanos somos políticos, pero sí, todos sufrimos por consecuencia de los malos políticos.

Me gusta la política, pero no me gustan todos los políticos.

Soy personalista, más no partidista.

Imagino un México con proyectos a largo plazo, los cuales dejen detrás los proyectos sexenarios.

Creo firmemente en la corresponsabilidad ciudadana.

Estoy convencida que la impunidad es el gran cáncer de Mexico.

Veo con tristeza que muchos mexicanos viven sumidos en la apatía, miedo e injusticia.

Percibo una insensibilidad brutal ante los temas sociales.

Leo mentiras diarias que sólo confunden y lastíman la democracia mexicana.

Siento una desilusión profunda al escuchar la falta de memoria del mexicano.

Me indigna el abuso de poder ante los más necesitados.

Festejo toda manifestación de ideas en pro de una mejor sociedad y un mejor país.

Aplaudo a los valientes que día a día levantan la voz ante hechos indignantes que sólo laceran a México.

Me uno a los miles de mexicanos que luchan por la libertad de expresión.

Pero lo más importante: creo en que es posible un mejor México, a pesar de todos los detractores que consideran que México no tiene futuro, y que yo vivo un sueño mariguano por querer un mejor país.

La historia de Grajales…un vendedor de espejitos

Sabrá el gobernador Rafael Moreno Valle que esta victoria no se la puede atribuir a su “operador” Grajales y anexos lambiscones.

La convención estatal comenzó con el pie izquierdo, mal augurio para los de derecha.

Juan Carlos Mondragón sufrió un abucheo bestial al momento de ser nombrado, una muestra de que la convención estaba en su mayoría representada por personajes afines a RMV.

Apesar de la falsa seguridad que “intentó” demostrar Grajales durante estas semanas, la verdad es que diariamente se levantaba con el ceño fruncido, preguntandose como haria para salir avante ante tan mala operacion politica.

Y no era para menos, el gobernador es un hombre de una sola oportunidad.

El lo sabia, y por eso repetía en cada reunión que saldrían victoriosos, esperando ser escuchado por todos los santos.

Así fue, el domingo en votación económica el ¥ sufrió otro descalabro, 42 puestos contra los 58 de RMV.

Suerte, lo dudo.

La verdadera operación política la realizó como de costumbre el operador estrella del Morenovallismo, ese que pretendieron dejar sentado en la banca, al cual tuvieron que recurrir de último momento para lograr estos resultados.

¿Lo sabrá el gobernador?

Mejor aún sabrá Moreno Valle que durante la operación, Grajales, prometió obras a varios constructores, jurándoles que con la victoria removerían de la Secretaria de infraestructura a Tony Gali y entraría el al quite.

Señores constructores, temo decirles que así como Grajales le vendió espejitos al gobernador, lo mismo hizo con ustedes, Tony Gali no será moneda de cambio, al contrario goza de todas las confianzas del gobernador.